Bolivia recuerda el Día Nacional de los Discapacitados

Por: el 15 Octubre, 2014

Bolivia recuerda hoy en Día Nacional de las Personas con Discapacidad. El 26 de octubre de 2011, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la declaratoria del 15 de octubre como el Día Nacional de las Personas con Discapacidad, con el propósito de recordar y respetar los derechos de ese sector de la sociedad, conforme a lo establecido por la Constitución Política del Estado.

Según el Censo Nacional de población y vivienda 2012, en nuestro país existen 300.000 personas con discapacidad entra las que prevalecen las personas con dificultad motriz y las que tienen problemas de visión, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE)

Las personas con discapacidad se enfrentan a diario con la discriminación dentro y fuera de sus casas, lo que ocasiona que este grupo sea muy vulnerable a la exclusión social. Dentro de la casa, muchas familias no están capacitadas para hacer frente a esta situación.

“Las reacciones son variadas”, nos cuenta la pedagoga social, Carla Olivares, educadora de un centro de educación especial, “algunos familiares llegan a llamarles loquitos, no se dan cuenta que estas personas pueden participar activamente en la sociedad con apoyo ya sea natural o artificial”.
Fuera de la familia, la situación es más compleja aún, barreras arquitectónicas (es muy difícil para una persona con discapacidad moverse por las calles de la ciudad) y una gran parte de la población se muestra indiferente, obstaculizan las pocas ramplas que existes, diseñadas especialmente para esta población, uno al caminar puede cruzarse con un no vidente y tristemente se ve a la gente empujándolo. Barreras mentales (discriminación en centros de salud y de educación), las personas con discapacidad son tratadas como ciudadanos y ciudadanas de segunda clase en muchos recintos de salud, como si su vida valiese menos, respecto a la educación, no se cuenta con suficientes centros de educación especial y los pocos que existen se mantienen gracias a la cooperación extranjera o de iglesias.

Sin embargo, el panorama no es tan desolador, como todas las soluciones, el cambio empieza por uno, lo que se puede y debe hacerse respecto a esta situación es empezar por la denominación, no son personas discapacitadas, son personas con necesidades especiales, dejemos de utilizar adjetivos peyorativos como minusválido, retrasados, locos, etc. Ni diminutivos que advienen en lástima como por ejemplo: el cieguito, el cojito, etc. También podemos informarnos más para romper con los mitos en torno a esta población, tener conciencia que sienten igual, y a veces hasta más que nosotros, y el rechazo y la discriminación hacia ellos vulnera sus derechos humanos.

 Por: Periodista Virtual. Claudia Gonzales Quint

About Periodista Virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook