Se busca justicia para Dayana, mujer trans asesinada en abril del año pasado

Por: el 7 Febrero, 2017

Dayana era una mujer transgénero, vecina de la ciudadela Villa Primero de Mayo, situada en la periferia de Santa Cruz, lugar donde administraba su propio negocio, un local nocturno llamado ‘Sensacional’. En ese mismo lugar, la madrugada del 1 de abril del año pasado, su muerte llegó temprano, empujada por los planes ambiciosos de quien se decía su novio, que antes de matarla le propició una brutal golpiza, llegando a maniatarla de manos y pies, apuñalarla y cortarla con un cuchillo de cierra común. El sujeto Alex Fernando Villca Baldivieso -autor confeso-, cometió el delito con la complicidad de su verdadera pareja, Graciela Salazar Ibañez.

Desde la primera audiencia en 2016, donde se dictó detención preventiva para el asesino, los familiares de Dayana, principalmente su madre (la señora Angélica Bustamante, que vive en la ciudad de El Alto), con la compañía de distintas organizaciones y activistas de DDHH han seguido el caso con cautela y perseverancia. Este 8 de febrero, luego de cuatro veces suspendida, se espera una audiencia a las 9:00 de la mañana, con el objetivo y la esperanza en que se dicte sentencia y se exija la tipificación del delito como asesinato y no como homicidio.

capture-20170207-024045En la versión del asesino, indica que actuó en defensa propia luego de que los ánimos se sobresaltaran en una discusión entre él y Dayana, y que luego de apuñalarla prefirió quitarle la vida para no verla sufrir. Sin embargo, las investigaciones dicen lo contrario, Dayana fue arrastrada por el piso, y cuando la encontraron, ya sin vida tirada en el baño, estaba visiblemente lastimada y rodeada de botellas de vidrio rotas, con heridas punzocortantes en el cuello.

 

El activista Victor Hugo Vidangos, más conocido como Ninón, lleva el caso como abogado, su perseverancia y compromiso con los derechos de la población LGBT y la voluntad de la madre de Dayana, que debe viajar desde La Paz hasta Santa Cruz para atender los asuntos pendientes del hecho, están dispuestos a seguir adelante hasta que se consiga la sentencia, luchando contra las falencias de un sistema de justicia como el boliviano, donde la palabra misma parece un cuento, y contra las fobias y conservadurismos de autoridades que prefieren dejar por esclarecida la muerte de Dayana.

“Lo más lógico es que se tipifique el delito como asesinato, pero las autoridades están dejando de lado datos importantes de la autopsia y del informe de la policía, Dayana fue torturada antes de su muerte, el autor ha actuado con crueldad, y su cómplice trabajaba en el local, lo que deja confirmado la premeditación del hecho” – comenta Alex Bernabé, activista y Director de la Fundación Igualdad LGBT.

Por otro lado, lo ocurrido con Dayana llega a ser un caso importante resonancia para los actores en derechos humanos, porque se cuenta con el acompañamiento de los familiares, tomando en cuenta que en la mayoría de las oportunidades son los primeros en abandonar los procesos por distintas razones; agotamiento, cansancio, falta de recursos económicos o porque no existen vías legales claras para estos delitos, e inclusive por vergüenza.

La identidad trans y el paradigma de pareja

Son varios los casos de mujeres transexuales y transgénero, jóvenes y emprendedoras como Dayana, que llegan a ser asesinadas por sus parejas. En gran parte de los casos se trata de sujetos que buscan otros intereses, con la intención de cometer robos y sacar beneficios económicos de parte de una población históricamente postergada en sus derechos más vitales, y no precisamente los que se encuentran escritos en una ley, como el derecho a encontrar el amor.

capture-20170207-022852Dayana fue despedida por sus amigos, amigas y vecinos de la zona donde se encontraba el local que ella administraba y del que era dueña, la velaron en la acera, porque sus restos iban a ser llevados a su ciudad natal, y ‘Sensacional’, el negocio que le había costado tanto esfuerzo para conseguir, se encontraba precintado por la policía para las respectivas investigaciones.

Quienes la recuerdan saben que se trataba de una mujer transgénero luchadora, con aspiraciones y deseos de salir adelante y que prefería no generar ningún problema con quienes la rodeaban, por eso desde muy joven abandonó su hogar para trasladarse a Santa Cruz y empezar su transición identitaria e iniciar una vida con el nombre que ella eligió. Por eso, tener la convicción de encontrar justicia para ella y todas las anteriores, y las que vendrán después, sin bajar los brazos, es un proceso de lucha que nos toca a todos y que está siempre pendiente.

Periodista Virtual. Christian Daniel Eguez. chistianlook@gmail.com

16114386_1251182711627780_8981082511561715445_n

About Christian Daniel Eguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook