Venezuela, ¿A quién le creemos?

Por: el 18 julio, 2017

Por: Andrea Monasterios 

Hablar de Venezuela, para quienes no estamos en Venezuela puede resultar algo complejo sobre todo a la hora de encarar a la información que nos llega a través de los diferentes medios de comunicación y del oficialismo. El pasado 16 de julio se llevó a cabo una consulta ciudadana, ilegal para el oficialismo, simbólica para la oposición, en el que se pudo ver una masiva participación de venezolanos en el mundo haciendo escuchar su voz.

Las preguntas de esta consulta eran

  • 1- ¿Rechaza y desconoce la realización de una constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo de Venezuela?
  • 2- ¿Demanda a la Fuerza armada nacional y a todo funcionario público obedecer y defender la constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?
  • 3- ¿Aprueba que se proceda  a la renovación de los poderes públicos de acuerdo a lo establecido en la constitución y a la realización de elecciones libres y transparentes, así como a la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional?

Aunque la misma gente que era parte de esta jornada no estaba muy de acuerdo con la formulación de algunas de las preguntas, la participación fue para sumar a una postura de inconformidad  que tiene a Venezuela en constante conflicto. La problemática en sí tiene un contexto enorme y complejo para analizar, lo que se entiende bien y sin mucha vuelta es que  de un lado o del otro, son más de 116 seres humanos que han muerto.

A pesar de haber superado que las expectativas que la oposición había planteado, más de 7,6 millones de venezolanos que asistieron a la consulta en diferentes continentes del planeta, Nicolás Maduro no da un paso atrás. Solo en Buenos Aires, llegaron a ser doce mil  las personas que asistieron, las mesas que debían cerrar a las 16:00 para las 20:00 todavía tenían por lo menos tres cuadras de filas en la que la gente coreaba cánticos contra el actual régimen. Aún así, la propuesta de crear una Asamblea Constituyente como única medida para frenar la violencia sigue en pie.

Ante la opinión de políticos europeos, el Presidente de Venezuela respondió que no se metan en asuntos que no les incumbe, por otra parte, la cantidad de gente afuera del país caribeño llama la atención pues deja de ser un conflicto local cuando la migración incrementa todos los días. También hay que tener en claro que los intereses geopolíticos de países en el poder hegemónico del mundo son muy fuertes en aquel país, y que la información que recibimos de algunos medios puede tener ciertos filtros que nos condicionan la mirada, que utilizan a un conflicto humanitario para tener una plataforma política.

¿A quién le creemos cuando nos hablan de Venezuela? ¿Al chavismo que no tiene en cuenta que quienes pierden la vida son antes de opositores, seres humanos? ¿A los medios que responden intereses económicos que suman las muertes a modo de un número para la estadística a favor de los políticos que siguen? ¿O nos dejamos llevar por las imágenes de la gente de a pie, que llenan las redes sociales en la medida de lo posible mostrando el asesinato a quemarropa de gente que no está en el poder? Por qué lo que queda claro que quien sale mayormente perjudicado, no son los políticos, no es la izquierda o la derecha, es el pueblo.

Venezuela: un problema de régimen latinoamericano

Sebastián Suppa (Buenos Aires)

Mientras en las últimas horas se llevó adelante, en varios países de la región, un referendo en rechazo por la Constituyente que Nicolás Maduro propone, la gobernanza y el régimen democrático se encuentran en la agenda de conflictos de la sociedad civil, acrecentándose la problemática de la representatividad.

Desde hace más de dos décadas, la Corporación Latinobarómetro (www.latinobarometro.com), presenta un informe anual sobre la calidad democrática de estos lugares del globo. De dicho documento (2016), se desprende que 54 por ciento de la población apoya a la democracia y que aún la consideran como mejor forma de régimen frente a otras opciones.

Además, en ese mismo informe, se observa que el país con mayor apoyo a este sistema de gobierno es Venezuela, con un 77 por ciento, pero que con respecto al mismo período del año anterior, cae en 7 puntos porcentuales. Sin embargo, los números no dicen nada si no se los mira en contexto, y las últimas horas son el momento exacto para juzgar la situación actual de Venezuela.

Queda claro que la cuestión venezolana, ya no se remite a las fronteras de un Estado soberano, sino que las atraviesa de manera transversal la región y se constituye como un problema que está presente en la agenda de la política continental. En este contexto, en las últimas horas se realizó un referendo no vinculante impulsado desde la Mesa de la Unidad Democrática, como forma de presión y de frenar a la Asamblea Constituyente, que promueve el Gobierno de Nicolás Maduro. Que además, lleva largos meses de protestas con un saldo que supera el centenar de muertos

Esto nos lleva a pensar si es la democracia la que está en crisis o nos encontramos frente a un problema de representatividad. Porque si juzgamos el hecho simbólico de la realización de un referéndum como herramienta democrática de consulta popular, como máxima expresión de la voluntad general.

De manera, que lo que está sucediendo es un problema de  gobernanza y de aquellos que se hacen del poder del Estado para intereses que parecen no conformar a la sociedad en su conjunto. Pero para entender de qué se trata esa palabra, que está tan de moda en los círculos académicos desde hace casi 25 años, vamos a decir que se usa para designar la eficacia, calidad y la orientación en favor de las mayorías, de la intervención estatal, que proporcionaría  gran parte de su legitimidad.

Lo que está en crisis son los gobiernos y el rol del Estado, para cumplir las expectativas de una población que quiere vivir en buenas condiciones y libertad.

About Periodista Virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook