Si te viera tu madre, una obra de crítica y empute social

Por: el 19 septiembre, 2017

Si te viera tu madre, es una puesta en escena que se estrenará este 21 y 22 de septiembre  en el Centro de la Cultura Plurinacional Santa Cruz (CCP), a partir de las 19:30 horas, la entrada en libre y propone una serie de reflexiones sobre el cuerpo, la violencia machista y la sexualidad, desde una mirada de genealogía feminista.

Bajo el sello de Studio Vértigo y la dirección de Oscar Leaño, el equipo teatral viene trabajando hace varios meses en la obra, ya que se trata de la adaptación de uno de los textos del activista y performista sexual Marica y Marginal (Christian Eguez), y abarca una serie de imágenes y representaciones que emiten una voz y un discurso lleno de crítica y empute social – Así lo comenta la actriz Ivanna Peralta, una de las protagonistas.

Se trata de las visiones de 4 universos distintos que se unen tratando de entender qué es ser “mujer” en esta época, tratando de explorar aquello que creemos entender pero sin embargo aún no logramos ni imaginar. “Te puedo contar mi historia”, se hace un imprescindible llamado a que todas las mujeres cuenten su caminar en este mundo de hombres y para hombres.

Si bien las primeras presentaciones serán en el CCP, la intención es transitar espacios alternativos como barrios y colegios de la periferia para generar vínculos entre escenarios sociales donde circulan una serie de ejes discursivos sobre feminismo, aborto, sexualidad y placer.


Aquí un fragmento:

…Por eso me gustan las palabras prohibidas como feminismo, sexo, sexualidad, coito, puta, lucha social. Porque todavía incomodan. Qué sería de nuestras luchas si mañana dejan de incomodar al poder, qué sería de nuestros aposentos de placer sin groserías que aviven y avispen nuestro clítoris. Qué sería de nuestra curiosidad, de nuestros días, de nuestras horas en solitario, si no pudiésemos aliarnos a los maricones que han encontrado un vínculo con las mujeres contenido en sus manos amaneradas, en su caminar afeminado y en sus voces quebradizas; y así también con las putas de los antros sexuales, que no han logrado escapar de la lupa del Estado, y que siguen acolchonando las taras y complejos sexuales de una sociedad que se niega a eyacular sin culpa. O con las venteras del mercado, que a cambio de unos cuantos pesos, te regalan una sonrisa fingida que en nuestros días menstruales nunca está demás.

Devenir puta o zorra, convertirse en el repositorio del placer de una sociedad conservadora, y encarnar la piel de un animal libidinoso, ágil, perspicaz, no puede ser tan malo, es nuestra forma de revolucionar el cuerpo, de revolucionar la historia, y sus lenguajes de lucha…

Somos todo esto, las que nunca vamos a protagonizar un comercial, las que nunca serán perdonadas ni purificadas por bautizo alguno, las que siempre estarán de último en la fila. La censura la tenemos tatuada en la entrepierna, y seguimos resurgiendo, sin mendigar un derecho, sin creer en las campañas y la tutela del Estado, organizadas a nuestro nombre, tejiendo un gran negocio asegurando protección para construir un lugar habitable…

Periodista Virtual. 

About Periodista Virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook